Agnès Pierson


Agnes_Photo_231 Grande Rue — F50220 DUCEY 
+33 [0]233 683 217

En 1989, recién graduada por la escuela de Nancy, debuto en mi actividad como fisioterapeuta. Rapidísimamente, mis límites como terapeuta me orientan hacia la Osteopatía y la obtención de mi “primer D.O.”, en 1996.

Prosiguiendo con mis indagaciones, 2000 es el año en el que mi camino se cruza con el de Pierre Tricot. Junto a él, durante varios años, participé en sus seminarios de formación, en multitud de ocasiones, con el fin de adquirir el concepto tisular; después, he participado como una de sus asistentes en los mismos. Poco a poco, voy aplicando dicho concepto a los bebés, mi pasión.

En 2008, me parece obvio que hay que compartir mis conocimientos, creando mi propia formación “Osteopatía Tisular Aplicada a los Bebés”

La Osteopatía, un descubrimiento

En 1992, durante mi ejercicio como fisioterapeuta, una de mis pacientes me hace descubrir la osteopatía al regalarme el libro de las hermanas Issartel[1]. Siendo curiosa por naturaleza, empiezo mis estudios de osteopatía en la escuela de Raymond Richard, en 1993, con una duración de 3 años. Allí aprendí, sobre todo, lo que no me convenía: la osteopatía estructural. Me hacía falta encontrar otra vía.

El encuentro con Gérard Herniou (instalado en Rennes) me permitió retomar el rumbo y así, me inscribí en el CSOF (antiguo COF) de Paris; aprobando el examen práctico en osteopatía y acabando de este modo mi formación[2] , en 2002. En enero del 2005, obtengo el DO con la presentación de mi tesina de fin de estudios.

Otra…

Después, en Diciembre del 2000, una amiga me hizo conocer a Pierre Tricot. Con la idea de querer averiguar por qué los tratamientos funcionan a veces y otras veces no, me lanzo sobre el abordaje tisular como si fuese una nueva aventura.

En aquel entonces, yo no tenía grandes capacidades palpatorias. Pierre me ayudó a desarrollar la confianza en mí palpación, supo poner palabras a unas sensaciones y presentar un concepto con un marco referencial; elementos que me han permitido comprender mejor por qué las cosas funcionan o no. ¡Por fin!

No fue un camino fácil para mí, pero en este abordaje sentía algo que era justo, adecuado.

La preciosa ayuda de Pierre a lo largo de todos estos años de amistad me ha permitido comprender (en parte) el Ser. Su trabajo de investigación, sus traducciones, me han ayudado a conectarme a la mismísima fuente de la osteopatía de Still. Después, formación tras formación, he mejorado mi palpación y mi comprensión.

A fuerza de trabajar sobre mí misma, he abierto el acceso a dicha consciencia, a esas memorias.

El conocimiento está hecho para ser compartido; y cuando Pierre me pidió ayudarle en sus formaciones, ello fue para mí, no sólo una evidencia, sino una razón suplementaria para seguir evolucionando.

También es lo que me impulsó a proponer mis propias formaciones para transmitir lo que he recibido y, a mi vez,  compartir y ayudar; con una especial atracción hacia el abordaje tisular aplicado a los bebés.

Saber, saber hacer y hacer saber.



[1] Se trata del libro: L'ostéopathie exactement - Au bout des doigts qui sentent et voient: LA SANTÉ. Autoras: Lionnelle y Marielle Issartel. Édition Laffont, Paris, 1983.

[2] El sistema francés de estudios de la osteopatía propone una formación en cinco años que concluye con dos exámenes. El primero corresponde a la parte teórica, el cual, da acceso al examen práctico.