wgs Escuchemos a Sutherland

“ La técnica osteopática es una aplicación inteligente del sentido táctil y del sentido propioceptivo  que permite buscar el problema correcto en el cuerpo del paciente. No es posible adquirir las competencias operativas y de diagnóstico necesarias para una buena práctica de la osteopatía simplemente mirando las manipulaciones de sus colegas. El osteópata es un terapeuta que piensa, y no, una persona que practica el bricolaje.

Así pues, la técnica no puede ser enseñada a través de la demostración de una serie de manipulaciones. El estudiante puede adquirir estas competencias trabajando al lado de un monitor. Es posible enseñar de mano a mano estudiando los tejidos vivos y guiándolos cuidadosamente, suavemente, firmemente, y científicamente hacia sus relaciones normales. El tacto es esencial para el tratamiento, así como para el diagnostico. ”

(William Garner Sutherland, Enseignements dans la science de l'ostéopathie - Enseñanzas en la ciencia de la osteopatía, p. 170.)

 

Sutherland nos vuelve a decir cuan es importante ser guiado en el aprendizaje de la palpación. Mi mayor dificultad respecto a la palpación fue el no encontrar ningún guía eficaz. No obstante, muchos, intentaron sinceramente ayudarme, ¡ pero el caso era difícil ! Por lo tanto, no les tendré rencor, al contrario : manifestaron hacia mi una paciencia infinita y mucha benevolencia. Si no lo consiguieron, es simplemente porque no disponían de los fundamentos pedagógicos necesarios para proporcionarme una ayuda eficaz. Los que sentían lo habían conseguido a fuerza de paciencia, intentos sucesivos infructuosos en los cuales, algunas veces, algo funcionaba. Y es reproduciendo lo que había funcionado para ellos que finalmente habían logrado hacer su camino y desarrollar una palpación fructuosa.

Pero si lo habían conseguido, la mayoría no sabían cómo lo habían conseguido. Mi propio camino en busca de soluciones me ayudó a descubrir (preciso que digo descubrir y no inventar) un cómo conseguir una mejor palpación. Una clave mayor de ese cómo, es que la palpación es una forma de comunicación y que en la comunicación, no es tanto el hacer que es importante como el ser.

 

Así, las formaciones en abordaje tisular se proponen ayudar a los participantes a comprender como funciona la palpación, después a acceder al estado de ser indispensable para ponerla en marcha metódicamente, después a desarrollar las herramientas y comprensiones adquiridas para ir más lejos en la relación con las estructuras corporales del paciente en dificultad.

 

La formación de nivel 1 trata particularmente de la palpación, sobre la instalación de un modelo de comprensión del viviente y sobre la liberación de las restricciones de movilidad descubiertas en las estructuras corporales a través del y en el movimiento.


La formación de nivel 2 se ocupa de la información que se libera durante la movilización de la energía retenida. Necesita una instalación mucho más profunda de la presencia del osteópata y un desarrollo de sus percepciones de ser. 


Sutherland, William Garner, 2002. Enseignements dans la science de l'ostéopathie. Enseñanzas en la ciencia de la osteopatía. SCTF/Satas, Fort Worth, 312 p., ISBN : 1-930298-02-1.