¿La fisiología sin interés?

¿La fisiología sin interés?

Usted señala a menudo en sus escritos o en sus propósitos que solo se interesa relativamente por la movilidad normal de las estructuras, tales como están descritas por los osteópatas craneales. Sin embargo, Still nos estimula a conocer la normalidad para poder tratar lo anormal. ¿ No hay una contradicción en esto ?

La contradicción no es más que aparente. La normalidad, por definición, es lo que existe inicialmente, lo fundamental diría yo. No me necesita para existir. El sistema se concibe normal.
Lo que importa, particularmente en un paciente, es lo que impide a la normalidad manifestarse. Así pues, es ello lo que me llama la atención : lo que impide a la normalidad expresarse, es decir para nosotros, las zonas de retención. Hecho de retener. En el abordaje tisular, energía o información retenidas (la energía es información en movimiento) por una estructura viva para protegerse de un entorno considerado como hostil. A partir del momento en el que la o las retenciones que impedían a la normalidad manifestarse han sido liberadas, la normalidad se manifiesta de nuevo por si sola, porque es lo que existe fundamentalmente. Lo único que importa, es rearmonizar el sistema para volver a centrarlo sobre su eje (para nosotros, la duramadre) y seguidamente dejarle operar sus ajustes profundos, ya que es bastante más inteligente que yo para realizarlos. Me parece que Still evoca esto claramente cuando escribe : « Encontrad, tratad y dejad hacer. » [1]


[1] En ingles, « Find it, treat it and leave it alone. » Al igual que « La estructura gobierna la función » esta frase se usa a menudo para justificar la actitud del osteópata. Sin embargo, no la he encontrado tal cual en ningún escrito de Still. Mientras que sí es utilizada en un artículo de H.V. Hoover : An extensionally oriented method for teaching osteopathic medicine en le Yearbook de l’AAO 1965, p. 64.