¿Qué siente el osteópata?

¿Qué siente el osteópata?

La herramienta técnica esencial del osteópata es la mano. Su trabajo le impone desarrollar una percepción manual muy fina. Poniendo la mano sobre una estructura viva, el terapeuta debe ser rápidamente capaz de saber cómo va. Varias percepciones permiten determinar el estado vital de una región del cuerpo :

  • La densidad (para comprender la densidad, basta con imaginar la diferencia de sensación entre una bola de billar y una naranja). La densidad informa correctamente sobre el estado de comunicación tisular de una región. Cuanto mejor vive esta región, más comunica y menos densa es. Evidentemente, la densidad de una región varía según su estado estructural de base : por ejemplo la densidad del hueso es mayor que la del músculo. Pero incluso a nivel del hueso, y por tratarse de una estructura viva, el osteópata entrenado puede percibir diferencias.
  • La tensión (para comprender la tensión, imaginen la diferencia entre un balón hinchado y otro menos hinchado). La tensión informa sobre todo sobre el estado de estrés de un organismo. Cuanto más tensión hay, más estrés existe.
  • La movilidad. El estado de movimiento de una estructura nos informa sobre su estado de comunicación y por lo tanto de vida. Puede tratarse de movimientos de articulaciones, de músculos, de fascias, de vísceras, de estructuras craneales, etc. Toda alteración de la movilidad es fuente potencial de problemas. Por eso es normal que el osteópata las busque y las trate.