¿Decretos incoherentes?

¿Decretos incoherentes?

En lo que se refiere a los decretos que rigen el ejercicio de la profesión, usted habla de incoherencias.
¿ Podría dar un ejemplo ?

Podemos tomar como ejemplo el de los bebés.

Los decretos de aplicación de marzo de 2007 plantean serios límites para el tratamiento de los niños con menos de seis meses :
Solo autorizan la práctica de manipulaciones del cráneo, de la cara y del raquis en el lactante de menos de seis meses después del establecimiento de un diagnóstico médico que atestara « la ausencia de contra-indicación médica a la osteopatía. »

Esta limitación plantea como mínimo dos problemas mayores :

  • El primero viene del hecho que la mayoría de los médicos, no conocen la osteopatía craneal o solo tienen de ella una imagen incompleta o errónea, no se imaginan hasta donde puede llegar. Con lo cual, no tienen ningún motivo para aceptar remitir un certificado de no contraindicación en lo que se refiere a unos cuidados que ellos no conocen…
  • Además, un certificado de no contra-indicación compromete la responsabilidad del médico frente a la justicia, en caso de un eventual accidente. Cuando, hoy en día en Francia (con cierto retraso respecto a los Estados Unidos, pero sobre el mismo camino) los pacientes ya no dudan en atacar a los médicos, con el fin de obtener daños y perjuicios (el mismo problema se presente para los certificados de aptitudes deportivas).
  • Entonces, ¿ qué médico aceptará otorgar un certificado de no contra-indicación para la osteopatía cuando ningún estudio serio ha validado esa práctica ?
  • El segundo es corolario del primero : según los decretos, habría que esperar la edad de los seis meses para tratar al los bebés libremente. Cuando, sabemos que para un número importante de los problemas craneales del niño, es en las primeras semanas que el tratamiento tiene más probabilidades de ser eficiente. Pasada la edad de seis meses, algunos trastornos, algunas deformaciones no podrán ser reducidos nunca…